El Zigurat de Ur

Los sumerios tuvieron la creencia de que los dioses vivían en las montañas, por lo que tuvieron la costumbre de construir templos encima de plataformas naturales o artificiales, a la viva imagen y semejanza de las moradas de éstos; por otra parte al estar construidos estos templos sobre plataformas, así serían capaces de divisarlos en su llegada para ocupar sus nuevos hogares, ofrecidos como tributo.

El mas antiguo de este modelo de templo se construyó en Uruk hacia finales del cuarto milenio, pero fue un nuevo rey de Ur, Ur-Nammu, que gobernó hacia finales del 3er milenio el que evolucionó ese nuevo tipo de construcción religiosa hacia un nuevo concepto, el zigurat, basado en una gran plataforma central, coronada por otras mas pequeñas elevándose hacia el infinito cielo..



Ur-Nammu construyó varios de estos zigurats en Uruk, Erido y Nippur, pero su preferido fue el de Ur, que precisamente, ha sido el mejor conservado hasta la época. Cada zigurat estaba dedicado a la deidad mas importante de la ciudad, que en el caso del zigurat de Ur fue para la diosa Luna o [b]Nanna[/b] y dándole el nombre de Etemennigur, con unas dimensiones de 30 metros de alto por 64 de ancho y 46 de largo. Por desgracia Ur-Nammu no pudo ver completada la totalidad de la construcción del zigurat, siendo su hijo Shulgi, quien lo completara.



Este zigurat se encuentra muy cerca de la antigua ciudad de Ur, la cual protegía con su alargada sombra y la divina ayuda de la diosa Nanna.



Para hacernos una idea, si disponemos del programa Google earth instalado en nuestros ordenadores, procediendo a estas coordenadas:
"Ur" lat=30.9630348395, lon=46.1065252609
podremos ver el zigurat y la antigua ciudad de Ur en todo su esplendor.

También dejo algún video de YouTube que me ha parecido muy interesante y nos da una lijera idea de su grandilucuencia..



Y otro grabado por las fuerzas de ocupación americanas...



Los zigurats fueron adoptados por posteriores civilizaciones como la Babilónica y la Asiria, aunque a partir del Imperio Persa, decayó su uso, adoptando estas nuevas civilizaciones otros tipos de construcciones religiosas. Y como suele pasar a lo largo de la historia, los muros de estos viejos monumentos sirvieron como base constructora para los nuevos que habrían de venir.