La Lengua y escritura sumerias

La invención de la escritura fue un largo proceso que se completó con el paso de los años. La sedentarización del hombre hizo necesaria la utilización de algún sistema para que quedasen grabadas permanentemente situaciones diarias que debían preservarse (contabilidad de alimentos, clasificado...) lo que llevó a inventarse la escritura. Esta surgió por primera vez en Súmer hacia la mitad del cuarto milenio, siendo esta la lengua escrita mas antigua y extendiéndose rápidamente por toda Mesopotamia (Hititas, Persas, Babilónicos...) alcanzando una longevidad notable, llegando a usarse incluso hasta el siglo I d.C. Esta recibe el nombre de cuneiforme (traducción del latín, cuña), debido a que se grababan con la punta de una caña sobre tablillas de barro, siendo un conjunto de signos que en un principio resultan muy rudimentarios ya que solo se transcriben ideogramas, para mas adelante pasar a unos signos mucho mas complejos, formados por rectas escalonadas, que transmitirán fonogramas. Los signos cuneiformes oscilaron de entre 2000 de la época mas antigua a 600 en la mas moderna, llegándose en muchos casos a la igualdad signo-palabra, debido en gran parte al carácter monosilábico de la lengua, la cual estaba formada por seis vocales y quince consonantes. Con el tiempo se recurrió a la polifonía y a la polisemia, en virtud de las cuales una palabra podía ser leída e interpretada de diferentes maneras o incluso diferentes palabras-conceptos, ser grabados en un mismo signo. La lengua sumeria contó con dialectos y está englobada dentro de las llamadas lenguas asiánicas.



Inscripción sumeria 2600 a.C.

Los sumerios utilizaron el sistema sexagesimal de base 60 (sesenta). Sesenta constituía la primera gran unidad y sesenta veces sesenta (8600) fue el número más alto por ellos concebido y conocido. De ahí el nombre sar (círculo , totalidad). Los 360 grados del círculo están relacionados con la cifra anterior, estando el sistema sexagesimal de los sumerios, presente en todo momento de la vida diaria del hombre.

El dominio de la lectura y escritura se perfeccionó en escuelas conocidas por el nombre de "Casas de las tablillas", surgiendo estas hacia el 3000 a.c. Hubo dos tipos de centros de enseñanza; las escuelas en si mismas, enfocadas a una enseñanza elemental y técnica y las "Casas de sabiduría" que proporcionaron una etapa superior y especializada, estando ubicadas en templos, palacios, archivos o bibliotecas. De la enseñanza solo pudieron disfrutar los hijos de las familias ricas, siendo esta de gran exigencia, estando contemplado el castigo físico en caso de indisciplina.

En un principio, la escritura se utilizó para la administración y el comercio. Hacia el 2700 a C. ya se escribía en lenguaje sumerio cuneiforme rica literatura con temática variada. También estuvieron a la orden del día los temas religiosos.

La escritura de las tablillas se realizó en un primer momento de arriba a abajo, para mas adelante pasar a ser de izquierda a derecha, cuando una fila se terminaba se seguía por la de abajo y cuando una tablilla se terminaba, se le daba la vuelta de derecha a izquierda y se seguía escribiendo por la parte de atrás pero esta vez desde abajo.



Tabla comparativa grabado-dibujado



Dentro de la lengua cuneiforme, en el contexto histórico en el que nos encontramos, existen dos tipos; la sumeria propiamente dicha y la akkadia, que fue de uso frecuente con la subida de Sargón al trono, 2334 a.C. aunque con el declive de esta dinastía, 2200 a.C. el sumerio volvió a ser la lengua utilizada en la administración, alcanzando su máximo apogeo en tiempos del renacimiento sumerio o III dinastía de Ur.

Como texto sumerio por excelencia (lamentablemente no se ha conservado el original, sino traducciones akkadias), encontramos la narración sumeria de Ziusudra (cuya traducción sería, el que encontró larga vida), que pertenece a la primera mitad del segundo milenio antes de Cristo. Este texto se conserva parcialmente y fue encontrado en Nippur, habla del nacimiento del mundo, de la creación de las ciudades, de la gran inundación o diluvio y nos cuenta como los dioses, decepcionados o cansados de la humanidad, provocan una gran tormenta que dura siete días, no sin antes haber avisado a Ziusudra de Shuruppak, al cual alertan para que construya un gran barco donde salvarse, despues de los siete días y con la salida del sol "Utu", Ziusudra postrándose, sacrificará un buey y una oveja en su nombre, para después postrarse de nuevo ante el dios del sol "An" y del dios de los dioses "Enlil" los cuales le otorgarán vida eterna, para llevarle a Dilmun (el lugar de donde nace el sol).

Otro texto sumerio de gran interés es la Epopeya de Gilgamesh, que pasa a narrarnos las aventuras de Gilgamesh y su amigo Enkidu en busca de la inmortalidad, es considerada como la narración escrita más antigua de la historia. Una de las tablillas anticipa el episodio de la Biblia sobre el diluvio. Las doce tablas indican un orden astrológico de la obra. Las aventuras para matar al gigante Khumbaba, el descenso a los infiernos y la relación entre dioses y semidioses, otorgándole todo ello un claro pasaje prehelenístico.




La numeración sumeria



ESCRIBE TU NOMBRE EN CUNEIFORME