El final de la historia sumeria


Para el autor de la Lista Real, la caída de la III Dinastía de Ur no significó nada, dado que tras Ur situó a la nueva Dinastía de Isin, la última. Esta Dinastía semita contó con 14 reyes que gobernaron 203 años y que hubo de hacer muy pronto frente a la Dinastía de Larsa, que reclamaría también la herencia de Sumer.

La debilidad general del país, unido a las aspiraciones independentistas de sus ciudades, condujo rápidamente a un marcado cantonalismo regional, a una regresión económica y a constantes episodios armados que provocaron el desmenuzamiento político de Mesopotamia. Esta etapa de dos siglos de duración, época de pequeños reinos combatientes, se diluyó ante el nacimiento del pujante Imperio babilónico.